Inversiones seguras. El inversor novel se ve a menudo sobrepasado por la complejidad del mundo financiero. Hay muchas opciones posibles para generar plusvalías y sin embargo al decidirse por alguna empiezan a surgir dudas y dudas y más dudas aún. ¿Cómo solucionar este problema?

 

En primer lugar hay que tener en cuenta que toda transacción tiene un riesgo asociado pero el nivel de riesgo es muy diferente dependiendo del tipo de inversión. Así pues hacer inversiones seguras en deuda nacional de un país tercermundista puede parecer muy tentador cuando hay crecimientos empinados… Quién nos dice que esas cuentas no son artificio de un sistema contable muy imaginativo? Por lo general optar por rendimientos menores suele ir acompañado de una menor volatilidad y una mayor seguridad.

Justo este aspecto, la volatilidad; es decir, la medida en que una variable se distancia de su valor normal (estadísticamente se asocia con la desviación típica) nos indica el nivel de las cotas máximas y de las depresiones más profundas que determinada apuesta presentará previsiblemente. Si se es inexperto en estas lides hay que mantenerse al margen de volatilidades altas y apostar por las más bajas. En caso de que se quiera seguir una política más agresiva con el dinero siempre se puede buscar un bróker de confianza que maneje nuestro capital. En este caso se pueden asumir mayores riesgos con confianza pero no veremos todos los beneficios que nos corresponderían ya que un corte se lo lleva el experto que mueve nuestro dinero.

Las inversiones intradía; o lo que es lo mismo, las realizadas en una jornada de bolsa y que tienen plazo por lo general en pocos segundos o minutos, quedan muy lejos de las capacidades de los novatos. Al fin y al cabo los gigantes financieros hacen uso de complejos algoritmos que analizan los datos de los mercados en tiempo real y son capaces de predecir la evolución de los mismos en los instantes siguientes. Querer hacer caja con este tipo de operaciones es querer competir con nuestras limitadas capacidades de análisis contra estos procesos informáticos automatizados. Un sinsentido. Es mucho mejor basar nuestras decisiones en tendencias a largo plazo. Por ejemplo la burbuja tecnológica sigue expandiéndose a día de hoy por lo que contar con acciones de renombradas empresas del sector es buena idea. Invertir en minas de litio es otra magnífica oportunidad pues las baterías de grafeno quedan en un horizonte muy lejano aún y la demanda del reactivo metal es cada vez mayor.

En cualquier caso contar con los servicios especializados de expertos en inversiones seguras es la mejor idea cuando se quiere entrar en este mundo tan competitivo y tan complicado.