La mayoría de las acciones que se compran y venden en la bolsa son conocidas como acciones ordinarias. Este tipo le concede al accionista diversos derechos sobre los beneficios y patrimonios resultantes de las operaciones relacionadas a dicha acción. Pero existen otras clases basándose en otros criterios (calidad, beneficios, revalorización, entre otros).

acciones

A continuación conocerá algunas clasificaciones y tipos.

Clasificación según la calidad de la empresa que emite las acciones:

Blue chips: también conocidos como valores estrella, son acciones de grandes empresas con una buena situación económica y financiera que, además, pagan dividendos generalmente. Tienen alta liquidez y elevada capitalización. Algunos ejemplos son IBM, Coca-Cola, Repsol.
Valores especulativos: conocidos también como chicharros. Contrariamente a las anteriores, estas acciones son de empresas pequeñas o medianas con baja capitalización. Al ser especulativas, claramente tiene un nivel bastante alto de riesgo.

Clasificación según la ciclicidad del sector:

Acciones cíclicas: Las empresas que las emiten son aquellas cuyos beneficios están relacionados  con la tendencia general de la economía. Los consumidores demandan menos los productos de estas empresas cuando la economía atraviesa ciclos negativos, y más cuando los tiempos son un poco más favorables. Algunas de estas empresas son las pertenecientes a las siguientes industrias: automotriz, líneas aéreas, construcción.
Acciones defensivas: De manera contraria a las cíclicas, estas empresas se ven menos afectadas por los cambios de la economía general. Los ciclos negativos no generan una gran disminución de consumidores demandantes, por lo que las acciones defensivas tienen cierta estabilidad durante los tiempos difíciles. Ejemplo: compañías eléctricas.

Clasificación según la previsión de beneficios y de revalorización:

Acciones tipo de renta: también llamadas acciones tipo ingresos. Las empresas que son dueñas de éstas generan ingresos por dividendos regularmente. Las acciones de tipo renta son consideradas de menor riesgo a largo plazo. Un ejemplo claro son las compañías eléctricas.
Acciones valor: Son consideradas baratas en comparación con otras. La idea de comprar esta clase de acciones es esperar que el precio de cotización se ajuste al alza para obtener una plusvalía.
Acciones de revalorización: también acciones de crecimiento. El accionista busca rentabilidad mediante la revalorización a mediano y largo plazo, dado que las empresas que no pagan dividendos. Estas empresas tienen previsión de crecimiento de ventas y beneficios, suelen tener precios medio-altos comparando con sus beneficios. Se pueden sub-clasificar en acciones de crecimiento agresivo, donde el riesgo es mayor. Ejemplo: empresas tecnológicas.