Por eso, cuando realizamos inversiones tenemos que plantearnos claramente qué es lo que buscamos: ¿ganancias de capital o flujo constante de efectivo?

Las personas que deciden invertir, en su mayoría, esperan tener ganancias de capital. Cuando sube la bolsa de valores estas personas suelen sentir una emoción grande. Pues, claro, están apostando su dinero, están arriesgando su dinero y no lo quieren perder.

Ganancias de capitalWarren Buffet, uno de los inversionistas y accionistas más importantes, dice que comprar acciones por ver que su precio aumenta es una razón absolutamente estúpida. Corrección: dice que es la razón MÁS estúpida.

Pero… ¿qué pasa si la bolsa de valores baja?, ¿qué pasa con las personas que esperan tener ganancias de capital y que se habían emocionado con la suba de valores? La mayoría se deprime. Uno de los errores más grandes que cometen muchos de los inversionistas particulares es mezclar sus emociones con las inversiones. Hay que aprender a manejarlas porque el mercado sube y baja constantemente. Ponerse eufórico cada vez que sube y deprimirse cada vez que baje no hará bien a la salud. (¡Las 7 vidas las tienen los gatos, no los inversionistas!).

Invertir en la bolsa de valores es como apostar: el inversor no tiene casi ningún control sobre los altibajos. No puede hacer que suban los precios cuando lo desee… ni bajarlos, pero ¿quién querría bajar el precio de las acciones en las que invirtió?

Se dice que aquellos que poseen educación financiera invierten en ambas cosas, en ganancias de capital y en flujo de efectivo. ¿Por qué hacen esto? Por 2 motivos:

>>> El primer motivo es que una divisa debe fluir desde un activo que genera flujo de efectivo, sino pierde su valor. No hay que esperar a que el dinero gane valor o que aumente el precio de las acciones. Si el dinero está estancado no es productivo. Se quiere que el dinero trabaje por y para uno mismo y de este modo no lo estaría haciendo.

>>> Y el segundo motivo es que cuando uno invierte en flujo de efectivo, el riesgo se minimiza. Si llega flujo de efectivo a los bolsillos del inversor difícilmente se sentirá un perdedor. Además, si crece el valor del activo tendrá una ganancia extra (en el caso de que no aumente este valor, sigue llegando efectivo a sus bolsillos).