Pero, ¿qué son los brokers? Son entes que se encargan de actuar como intermediarios entre compradores y vendedores. Trabajan por una comisión que puede ser fija o variable, y es necesario que tengan una licencia para realizar operaciones de corretaje financiero.

¿Y los brokers electrónicos? Son aquellos brokers que operan a través de internet, cobrando una comisión mucho más barata a la que cobran los bancos tradicionales. Toda una revolución en el ámbito de las inversiones, porque todo aquel que posea acceso a internet puede invertir en cualquier mercado mundial.

Al invertir mediante los brokers podemos negociar acciones, materias primas, divisas, ETFs, CFDs, índices bursátiles y mucho más.

BrokersOfrecen plataformas que se comunican con el mercado en tiempo real, permitiendo a los inversores operar como un jugador de mercado. Algunas de las más conocidas son las MT4 y las ICTs, pero hay muchas más.

Existen diversos tipos de brokers, y se puede agrupar en 2 (dos) categorías: los markets makers (que actúan siempre como contrapartida de todas las operaciones que ingresemos) y los Electronic Communications Network (ECN).

Markets maker: (la traducción al español es ‘creadores de mercado’) son brokers que permiten a los inversores disponer de plataformas de última generación para hacer trading.

Los ECN trabajan mediante redes electrónicas, tomando los precios de múltiples participantes del mercado y publicando las mejores cotizaciones.

Estos últimos tienen una gran ventada frente a los markets makers y es que los diferenciales para tradear suelen ser muy bajos.

Elegir un bróker

Existen miles de casas brokers, pero son pocas las que pueden dar tranquilidad y respaldo a los fondos del inversor/trader.

Hay traders cuya ganancia es de más de un millón de dólares al año, ¿cómo lo hacen? Simple: siguen, día a día, las reglas de su propio juego.

Algunas reglas comunes son:

* Poner en juego únicamente la cantidad de dinero que está dispuesto a perder el trader.

* Si existe inseguridad en el inversor, que se haga a un lado por un tiempo.

* No invertir como invierte la mayoría.

* Mientras se hace trading no pensar sólo en los beneficios.

* Empezar con cantidades pequeñas.

Además, crean reglas propias para poder escoger un buen broker.

No es tarea fácil buscar y seleccionar a un buen broker. Se busca información en la web, se leen referencias en foros, ser revisan los sitios de los brokers, se analiza toda la información que se encuentra y más. Muchos cambian varias veces de broker a lo largo de los años.

Hay brokers que requieren condiciones poco confiables, como depositar desde 10.000 (diez mil) dólares o una serie de papeles totalmente insólitos. Otros ofrecen microforex, scalping, swap competitivos, entre otras cosas, pero no pueden dar seguridad, y puede ocurrir que cuando su cuenta crezca bastante, el broker no le pague su ganancia.

Se recomienda escoger un broker que funcione desde hace varios años. Si un ente se mantiene en el mercado durante cierta cantidad de tiempo significa que tiene experiencia y que es popular.

Otro asunto importante es que el broker tenga un servicio al cliente fuerte, que responda a las necesidades a cualquier hora del día y mediante distintos modos de comunicación (sitio web, Skype, correo electrónico, teléfono, redes sociales).

También sería bueno si el broker ofrece productos gratuitos que facilitan el trading.

Un broker muy recomendable es NordFX, ya que tiene varias formas de depositar dinero en la cuenta, requiere de un depósito mínimo de $5 para las cuentas “Micro” y de $0 para las cuenta “Welcome”, y se puede operar en el mercado Forex. Además, con el primer depósito se recibe un bono del 25% (es decir, si depositamos $100, recibimos $25 de regalo, contando con un total de $125).

Si quiere operar en forex sin riesgo y sin capital de inicio, y a su vez con un broker serio y responsable, NordFX es ideal.