En este artículo le daremos algunas recomendaciones sobre “invertir en propiedades” y por qué:

Invertir en Propiedades

Invertir en Propiedades

1. Ahorrar en ladrillos, ¿por qué?
2. Ahorrar e invertir, ¿cuándo?
3. Comprar y vender, ¿cuándo?
4. Préstamos hipotecarios
5. ¿Alquiler o préstamo?
6. Devaluaciones
7. La casa propia
8. Oportunidades

Por qué de invertir en propiedades

1. Ahorrar en ladrillos es una forma de aumentar el patrimonio, no sólo mantenerlo. Pero hay que saber elegir el momento adecuado y el precio de compra para “invertir en propiedades” .

2. Ahorrar e invertir es interesante, pero ¿en qué momento hay que hacerlo? Sería ideal ahorrar cuando predomine la abundancia e “invertir en propiedades” cuando suceda lo contrario.

3. Comprar y vender también es algo atractivo, pero al igual que el ahorro y la inversión, ¿cuándo hay que actuar? Se recomienda para “invertir en propiedades” que se compre cuando nadie compra, y que se venda cuando nadie vende. O sea que, si hay una crisis, hay que esperar a que ésta finalice para comprar, y no antes.

4. Préstamos hipotecarios. Éstos son herramientas eficaces si se quiere acceder a una vivienda, siempre y cuando la deuda que contraiga sea en la moneda de su país de residencia (y si la tasa de interés es fija o no contiene grandes fluctuaciones mejor aún).

5. ¿Alquiler o préstamo? Muchos se han preguntado si es conveniente alquilar una propiedad o pedir un préstamo hipotecario para “invertir en propiedades”. Bien. Si el costo del alquiler es mucho más bajo que la cuota del “préstamo”, le conviene alquilar y ahorrar con el dinero de la diferencia. En cambio, si ambos precios no difieren demasiado, es conveniente recurrir al préstamo hipotecario.

6. Devaluaciones. En caso de que haya devaluaciones, es aconsejable aguardar a que el precio de las propiedades baje en un 40% (hablando en dólares) antes de “invertir en propiedades”.

7. La casa propia. “Si desea “invertir en propiedades” y no tiene una vivienda propia, priorícela”. Siempre tenga como prioridad tener una casa propia antes de “invertir capital” en otros bienes. Es mucho más importante tener un techo que tener un coche nuevo 0Km. Es más, comprando un coche incrementan los gastos porque hay que mantenerlo, entonces el dinero que se destina a ser ahorrado o a otros gastos disminuye. De este modo, si luego de adquirir el coche estaba pensando en ahorrar para “invertir en propiedades”, tardará mucho más tiempo en conseguirlo.

8. Oportunidades. La vida está llena de ellas. Sólo hay que salir a buscarlas. Quizá se tarde algún tiempo en hallarlas pero, si no baja los brazos, es seguro que las obtendrá.