Para mantenernos actualizados en consejos de inversiones, analizaremos la actualidad de Cuba y los recientes cambios en materia de divisas, y es que conviven en el mercado económico dos monedas el peso cubano (CUP) con el que se pagan los salarios y el convertible (CUC) cuyo valor es 25 veces superior y equiparable al dólar.

Recientemente Raúl Castro, jefe de gobierno anunció el inicio del proceso para la unificación de estas monedas que circulan en simultáneo hace dos décadas en la isla. Un Consejo de Ministros ha puesto en vigor un cronograma para ejecutar un proceso paulatinamente, que conducirá a la unificación tanto monetaria como cambiaria.

Desde el Gobierno no se dieron mayores detalles pero sí se aclaró que en una primera etapa se comenzará por el sector empresarial dando un estímulos a quienes producen bienes y servicios tanto para la exportación como para la sustitución de importaciones. Esta decisión y la noticia en su es sumamente importante para el inversor ya que generará repercusiones inusitadas en las Bolsas, Empresas, y productos que guarden relación con el consumo y productos cubanos que sufrirán variaciones y de no ajustarse a tiempo pueden sufrir pérdidas imprevistas a esta altura del año y efectos a mediano plazo. El plan abarca también en una segunda etapa a la población natural, que se maneja con el CUP.

Es válido recordar entre los consejos de inversiones que el desdoblamiento monetario comenzó en Cuba allá por el año 1994, en medio de la crisis por el colapso soviético. El CUC, peso convertible, fue la alternativa al dólar estadounidense legalizado por Fidel Castro y equivalente a 24 pesos cubanos (CUP), moneda en la cual los trabajadores reciben sus salarios, aunque los productos de la canasta familiar se adquieren en tiendas que facturan en CUC a precios inaccesibles a los bolsillos del pueblo, y ello ha generado durante estas dos décadas amplios reclamos de la población.

La economía cubana

Esta unificación monetaria no resuelve por sí sola todos los problemas, pero “su aplicación es imprescindible a fin de garantizar el restablecimiento del valor del peso cubano”, expresaron las autoridades en el diario oficial. En 2004, Fidel Castro, a cargo de la presidencia, retiró el dólar americano de circulación como respuesta a las restricciones del embargo de Estados Unidos y lo dejó solo como moneda de referencia. Además, devaluó el peso convertible o CUC en un 8 por ciento y aumentó 10 por ciento la comisión de cambio. En 2011, Raúl Castro, quien sustituyó a su hermano enfermo en 2006, regresó a la paridad CUC-dólar.

Diferencias sociales para los trabajadores por cuenta propia y el turismo

Las diferencias sociales que generó el peso convertible se acentuaron a partir de 2008 cuando Raúl Castro dio luz verde a la ampliación del trabajo por “cuenta propia”, una modalidad en la que ahora se ganan la vida unos 430.000 cubanos, principalmente dueños de pequeños restaurantes, peluquerías y taxistas. Así, un médico percibe un sueldo mensual de 500 pesos cubanos, mientras que un mecánico por “cuenta propia” se puede llevar al bolsillo 400 CUC (9.600 pesos cubanos) en igual tiempo.

“Sin impactos en la población, cuentas de ahorros, o terapias de choque”

Raúl Castro había reafirmado ya a comienzos de julio sus planes de suprimir la doble moneda, anunciados por primera vez en 2008 como parte del programa de”actualización” económica. “El fenómeno de la dualidad monetaria constituye uno de los obstáculos más importantes para el progreso de la nación”, dijo Castro en julio ante el Parlamento, y subrayó que el proceso de unificación monetaria excluirá “la utilización de terapias de choque” y no generará impacto en la población. Tampoco perjudicará “a las personas que lícitamente obtienen sus ingresos en CUB y CUP”, ni a los que tienen sus cuentas de ahorro “en los bancos cubanos”.

La unificación se hará “a fin de garantizar el restablecimiento del valor del peso cubano y de sus funciones como dinero, es decir de unidad de cuenta, medio de pago y de atesoramiento”, explicó el comunicado publicado por el diario oficial Granma. Con esta medida, el régimen intenta resolver los problemas económicos y recuperar el valor del peso cubano para que deje de ser un papel de intercambio y pase a ser una moneda. De paso, se busca terminar con la esquizofrenia económica reinante en la isla.

Sin precisiones sobre cuál moneda sobrevivirá, se aduce que la dualidad es el principal obstáculo al progreso económico del país. Pese a lo dicho preocupa a la población “futuro de los ahorros”.

Expertos consideran que la doble moneda distorsiona la contabilidad fiscal y maniata la productividad económica de la isla. La bloguera Yoani Sánchez, quien escribió en su cuenta Twitter que “el fin de la dualidad monetaria es hoy por hoy, una de las demandas de cambio más populares entre cubanos. Para la periodista “el gran problema es cómo unificar dos monedas y elevar su valor… en un país con tanta improductividad e ineficiencia”, escribió en otro tweet.

Según analistas citados por Reuters, la unificación monetaria podría demorar hasta 18 meses y consistiría en una devaluación del CUC y quizás una apreciación del peso.

La unificación monetaria forma parte del paquete de discretas reformas económicas emprendidas por Raúl Castro para modernizar la economía comunista y reducir el peso del Estado en las finanzas legalizando, entre otras medidas, los trabajos particulares o “cuentapropismo”.

Empleados de algunos bancos de La Habana dijeron ayer a la agencia AP que habían recibido recientemente un curso para operar con pesos cubanos, pero no se les informó oficialmente la aplicación de modificaciones en la operación cotidiana.

Continuaremos analizando estas medidas económicas y su impacto para llevar más consejos de inversiones.