Mientras que para reconocidos expertos estadounidenses las medidas y estabilidad del titan europeo, se presentan como una gran amenaza para los yanquis.

Desarrollo de la Demanda Interna para el progreso

El documento americano sostiene que la demanda interna alemana no crecerá y se enfriará su potencial. Ello generó una amplia reacción del sector exportador, uno de los principales competidores de USA en el mundo, que tildaron el material de incomprensible, mientras que algunos sindicatos más medidos aceptaron la necesidad de desarrollar el mercado interno para el progreso sostenido de los euros y la economía.

Esta estrategia sería útil a Estados Unidos para copar el mercado exportador, así Alemania ocupada en lo interno cede una porción de su cuota mundial. Es sabido por los especialistas que estas maniobras y recomendaciones muchas veces responden a intereses ocultos más que al mero desarrollo económico y progreso. Analistas afirman que es llamativo el momento en el cual se realiza la crítica, cuando USA recién sale de una crisis, y la Eurozona muestra señales de recuperación, más aún cuando en Washington se esmeraban cuidando las críticas por el rol central que ocupa Alemania en la recuperación de todo el bloque.

La queja puntual es que Alemania conquista mercados mundiales con sus exportaciones sin incrementar acorde el consumo interno. Pero esto es una diferencia que radica en la aplicación de las políticas y no del rol del gobierno en la economía hasta el papel de las pequeñas y medianas empresas, pasando por las estrategias corporativas, los enfoques para incrementar el número de viviendas propias, la innovación o la importancia del crédito.

El secreto alemán

Este desarrollo de exportaciones se basa en “Mittelstand”, que son pequeñas empresas altamente especializadas. Al ser pequeñas las empresas y altamente especializadas tienen un potencial altísimo de adaptación a los requerimientos internacionales y a los cambios o fluctuaciones del mercado, el cual sin duda ha sido clave en la situación de Alemania para salir adelante y soportar el impacto de la crisis regional.

Según Make it in Germany (el portal oficial), 99% de las compañías alemanas son pequeñas o medianas y ofrecen 60% de todos los empleos en el país. Mientras que en Estados Unidos las mega industrias tradicionales con miles de empleos como la GM han venido cerrando sus puertas y liberando empleados o tercerizando sus procesos por no funcionar en estos últimos 10 años, incluso mudando su producción fuera del país a fin de reducir sus costos.

Por el otro lado las “Mittelstand”, al ser pequeñas y especializadas, ocupan nichos estrechos con una orientación a beneficios a largo plazo y fuertes componentes de integración social o regional que se complementan con los talentos locales como universidades técnicas o pasantías.

Norteamérica y su economía siempre estuvo contenida en el consumo doméstico y no tenía necesidades de salir al mundo para buscar oportunidades de crecimiento, pero actualmente eso cambió con las políticas de Obama, que ahora busca fortalecerse en el sector y competir con Alemania. La unión regional y los euros amenazan seriamente el dólar, su liderazgo y estabilidad por lo cual hay que estar atentos al progreso de la situación.