En los tiempos de crisis que vivimos las inversiones de renta fija se han vuelto muy populares. La conocida deuda pública es el máximo ejemplo de este tipo de inversiones. Es la única inversión de este tipo que queda depués de que el Banco de España se haya cargado los depósitos. (Vea el artículo de “El Confidencial“)

Dirigida a un amplio mercado, este sistema de financiación para los estados o empresas cuenta con un fuerte respaldo y seguridad, puesto que es improbable que alguno de estos agentes no cumpla con sus obligaciones. Los obligacionistas o prestamistas adquieren títulos valores negociables en el mercado de valores. Estos títulos tienen un precio que fluctúa, no tanto como las acciones, y que permite recuperar la inversión rápidamente. Es aquí donde las empresas de rating juegan un papel fundamental al calificar el riesgo de la deuda de los estados. Se las acusa de tratar de desequilibrar los precios para fomentar los beneficios de algunos actores.

Lo de inversión fija por tanto no viene de la búsqueda del beneficio rápido en los mercados secundarios sino por los rendimientos que reporta al poseedor su mantenimiento. Aquel que decida guardarse los títulos hasta su vencimiento recibirá la rentabilidad acordada en la emisión.

La deuda española a largo plazo puede tener una rentabilidad del 3% al 6%.

La característica fundamental de este tipo de valores es que se conceden como una deuda de las instituciones hacia los inversores.

Nuestro producto

El producto que ofrece nuestra empresa, préstamos con capital privado, obedece al mismo patrón, tan sólo que la deuda no se mantiene con un estado sino con un particular o una empresa. La seguridad que respalda esta deuda no viene dada por ningún rating sino por una propiedad libre de cargas.

La garantía hipotecaria es el valor que aporta solidez a la inversión ante cualquier tipo de impago. Los inversores destinan su dinero a financiar especialmente a particulares con problemas de liquidez que no han encontrado soporte en los bancos, ya que no les interesa la garantía hipotecaria.

Esta inversión tiene una rentabilidad de hasta 15% y es totalmente legal y segura

Descubra sus características y funcionamiento haciendo clic en las diferentes secciones “Capital privado” y “Funcionamiento